domingo, 15 de marzo de 2009

Eres exactamente mi color preferido


Pasaban (pero de rosca) las 5 de la tarde y ella esperaba con su (habitual) paraguas rojo en la estación de tren. Su compañera era una maleta llena de remordimientos y el. Su compañero de viaje, de vida y de oportunidades. Se conocieron cuando ninguno de los dos esperaba hacerlo y quizá fue por eso que congeniaron tan bien (también).

En un momento todo se desvaneció. El reloj se paró, perdieron el tren, robaron sus maletas, les atracaron y un coché pasó y los mojó enteros. Pero, sin (o con) embargo los dos eran felices. Estaban sonrientes. Sonrientes y radiantes. Muchas veces me dijiste que cuando conoces a alguien tienes dos opciones: quererlo o quererlo mucho. Yo siempre me decanté por la segunda opción, porque es algo que aprendí en el instante en que me dijeron tu nombre.

Total, que yo siempre fui de los seres sinceros y el siempre fue de los seres conceros. Que su pelo huele a F-E-L-I-C-I-D-A-D. Que me pasaría el día entero oliendo su olor de "hoy-es-el-día-de-mi-décimosexto-abril-y-reboso-felicidad" y sería feliz.

6 comentarios:

  1. El día que conoces a alguien tan especial es imposible borrarlo de tu corazón. Bella entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. el amor es asi,extraño y formidable a la vez,porque hace que con estar solo con esa persona no necesites de nada más para ser feliz.

    que bonito has dejado el blog :__

    :*

    ResponderEliminar
  3. Mi color, mi olor y mi momento preferido.
    Ríete de todo y disfruta la felicidad.

    ResponderEliminar
  4. uauuuu! esto sí que es comenzar bien la semana!!!
    ...que se extienda por todo abril :) o más... je jeje

    ResponderEliminar
  5. soberbio
    me encanto tu blog niña :)
    en especial esa frescura y sinceridad frente a las letras
    besos!!

    ResponderEliminar