viernes, 2 de abril de 2010

¿Sabes cuántas veces sonreí pensando en ti?

Primero nos prometimos -a ciegas, como se hacen todas las promesas que duran para siempre- que siempre que lloviera nos acordaríamos el uno del otro. Después nos juramos querernos como se quieren dos extraños; de verdad. Sin mentiras. Siempre me ha fascinado la idea de que los extraños sepan más de ti que tus amigos. Es lo que pasa cuando un desconocido te hace sonreír como él hizo conmigo.

Después de muchos años de no confíar en nadie llega un momento en que te dices a ti misma que, tal vez, va siendo hora de hacerlo. Sabes que no va a ser fácil, que, al fin y al cabo, ya te han herido antes. Has perdido todas, TODAS las esperanzas que tenías en tu mejor amigo; te has decepcionado. Cuando nacemos deberían decírnoslo. Lo de cuántas personas te van a decepcionar, digo. Para hacerte una idea de cuanto va a doler.
Así almenos no se te queda cara de gilipollas cuando pasa. Pero total, es algo que todos tenemos que pasar así que sonreír me parece la mejor manera de no pensar en ello.

¿Nunca os habéis sentido fuera de lugar con alguien que antes era vuestro lugar para esconderos? (Hayquejoderse)

Me he enamorado.

He estado buscando frases que describieran lo que siento, pero ninguna me parecía suficientemente real. ME ENCANTAS. Eso es lo más real que he encontrado. Suena indecente, pero es la verdad, es la puñetera verdad. Me encantas en todo el sentido de la palabra. Me encanta la manera en la que andas, en la que sonríes, en la que juegas con tu pelo. Me gustó verte dormir y verte despertar, ponerte un gorro, chocarte contra una esquina y reírte conmigo. Me encantó tenerte cerca, que me hablaras, que te ofrecieras voluntario para comprarme una agua cuando lo pedí. Sí, me encantas. ¡Joder! Eres jodidamente perfecto.

Y sí, tal vez yo no sea la chica perfecta. Es más, no lo soy. ¡Ni de coña soy la chica perfecta! Pero es que tampoco quiero serlo. No quiero ser una más. No me voy a rebajar a eso. Aunque tu pareces adorable.

Es extraño como he podido estar escribiendo tanto tiempo sobre ti sin ni siquiera conocerte y, ahora que lo he hecho, quedarme corta con las palabras. Me da mucha rabia eso, no poder escribir lo que siento, pero es que no hay manera de expresarlo.

¿Mencioné ya que últimamente sonrío mucho más...
... y que es gracias a ti.?

Tal vez algún día nos den el manual de instrucciones para usar el corazón. Mientras tanto... improvisaremos, como se ha hecho toda la vida.

¿Quieres saber algo? Si algún día nos conocemos más te dejaré leer esto. Para que sepas más de mi.

Me encanta saber que no eres como él.


3 comentarios:

  1. estas feliz!!
    tus fotos me encantan, tus líneas me encantan, me encantas toda, espero ese señor sepa valorar la suerte que tiene de tenerte señorita artista, no importa q l instituto le kite tiempo, usted debe sentirse feliz y eso es suficiente!!
    q bueno es verte de vuelta
    =)

    ResponderEliminar
  2. Mira que bueno es volver por aqui y darme cuenta que estas con el corazón en las nubes y la alegria hecha papelitos...

    Sonrie mucho... mucho querida amiga

    Estoy seguro que querrá conocerte más y leerá cada linea tuya... =)

    P.D. Ya volví!! jeje

    Un abrazo!!!


    andrés

    ResponderEliminar